Llamamiento a la Asamblea

Además de los líos particulares de la vida cotidiana que agobian más cada día más a todo el mundo, se está reproduciendo una proliferación de actividades, reuniones, concentraciones, manifestaciones, etc. que son síntoma del recalentamiento político nacional (y global).

Las próximas Elecciones Generales son más leña al fuego de toda esta inquietud. Las nuevas amenazas que representa  el desplazamiento del centro de gravedad de la crisis a las economías de China, de Brasil y, en general, de los países emergentes, y la desconcertante oleada masiva de refugiados sobre Europa avivan todo ese activismo, que tiene como fondo otros importantes problemas, como el Clima o las múltiples e injustas discriminaciones seculares (sobre la mujer, etc.) de nuestras sociedades.

El 15M, también, está experimentando esa agitación; en muchos lugares, las Asambleas recuperan la asistencia que en sus mejores momentos llegaron a tener; los consensos son los más audaces y ambiciosos y los debates más apasionados; y, después de cuatro años de rodaje y enseñanzas, las discusiones más interesantes, enriquecidas por las aportaciones de muchos compañeros que, tras las Elecciones Municipales, tienen ya cierta experiencia institucional, así como las de muchos militantes de diversas fuerzas políticas que siguen entendiendo la necesidad, también, del 15M. Todo ello, sin que el carácter a-partidista del 15M se vea dañado: ciertos “tics” antipolíticos se han quedado atrás y cada día sabemos mejor lo que somos y lo que no queremos ser.

El 15M participará ¡¿cómo no?! en las próximas Elecciones. No como un partido más, presentando candidaturas; sino ofreciendo a la sociedad su apreciación sobre la evolución y las perspectivas de esta histórica etapa que nos toca vivir; y, señalando los objetivos por los que, en este momento, debemos luchar desde todos los movimientos sociales, todos los partidos políticos y, en general, todos los ciudadanos conscientes de la gravedad de los problemas y de las posibilidades que se han abierto de avanzar hacia un mundo más justo, más seguro, mejor.

¿Cuál es el problema político, el principal desafío que se presenta con ocasión de estas Elecciones?

Transcurrida una legislatura, cuyo Parlamento se constituyó seis meses después del Big Bang del 15 de mayo de 2011, durante la que el Gobierno ha dispuesto de la mayoría absoluta, hemos visto como el enorme poder del Partido Popular se ha ido deshaciendo; más aún, el mismo Sistema Bipartidista, que durante décadas ha sido el sistema de dominación incuestionable, se encuentra extremadamente debilitado; hasta la Jefatura del Estado y la institución de la Monarquía han sido sacudidas por las movilizaciones populares, que en numerosas ocasiones han alcanzado cotas históricas (como, por mencionar sólo una, la gran Marcha el 22 M).

Todo ello señala la necesidad, y la posibilidad, de que la población víctima de la crisis, saqueada por los corruptos, marginada en las decisiones políticas y reprimida en sus movilizaciones, sitúe en las Instituciones, primero en el Parlamento, a auténticos representantes, a los mejores activistas y organizadores de estas luchas, a los miembros de los movimientos sociales y de los partidos que hayan demostrado la preparación adecuada para gobernar. Para restituir los Derechos sociales, luchar contra la corrupción e impulsar la gestión democrática de las distintas políticas. Y, para poner en marcha el Proceso constituyente que permita resolver democrática y pacíficamente los graves contenciosos territoriales. Y, etc., etc., etc.

Al mismo tiempo, el Partido Popular, como hacen siempre todos cuando están en el Gobierno, se ha confesado impotente, no ya para satisfacer las demandas populares y detener las agresiones de los bancos (desahucios) y el saqueo de los corruptos (ellos mismos), sino para aplicar su propio programa de gobierno. Y ¿de quién es la culpa? En estos cuatro años no han sido capaces de lograr las condiciones para alcanzar su objetivo más deseado, la reducción de impuestos, porque BRUSELAS no se lo ha permitido. La prioridad del gobierno ha sido satisfacer la voracidad de los Bancos europeos, singularmente los alemanes y franceses, pues esa era la indeclinable exigencia de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, ayudados por el Fondo Monetario Internacional.

Europa ha vivido este último año sacudida por las emociones más extremas y contradicciones. Después del triunfo en Grecia de la coalición de izquierda, SYRIZA, los pueblos de toda Europa han vivido intensamente las negociaciones del nuevo Gobierno, en el seno del EUROGRUPO, con los acreedores de la deuda griega. Nuevos protagonistas -como el ministro griego Yanos Varoufakis- han alcanzado, de la noche a la mañana, una enorme popularidad. Un autentico dramatismo caracterizó todo el proceso y alcanzó su clímax cuando el pueblo griego voto un masivo OXI  (NO) al Memorándum pretendía imponer el EUROGRUPO. Pero, al entusiasmo siguió la decepción, cuando el Primer ministro griego, Txipras, aceptó las exigencias para mantener a Grecia en la Unión Monetaria Europea.

Sin embargo, poco a poco, mientras las emociones se van aplacando, se extiende la sensación de que el EUROGRUPO, y singularmente Alemania han obtenido una victoria pírrica; la Unión Europea ha sufrido una brutal tensión, mostrando sin lugar a la duda, que las decisiones que se imponen a los pueblos, a los gobiernos y a los estados son las que dicta Alemania y los poderes financieros, sin consideración alguna por la voluntad democrática de los europeos; que, las democracias nacionales nada pueden decidir que contradiga los poderes acumulados por las Instituciones Europeas, gracias a las múltiples cesiones de la soberanía nacional de los países que culminaron con el establecimiento del EURO.

Los pueblos de Europa han visto en el caso de GRECIA cómo el EUROGRUPO aplastaba de la soberanía del pueblo expresada democráticamente con rotundidad en el referéndum. Y la reacción contra la Unión Europea amenaza su existencia; el auge de los partidos nacionalistas en el centro y Norte de Europa y la desafección democrática a una Europa donde reinan la imposición de una brutal pobreza a la mayoría de su población con políticas de “austeridad”, la liquidación de los Derechos Sociales mediante las “reformas”, etc. prueban que los pueblos de Europa están ya movilizados y que son conscientes de que es cada vez mayor la irrelevancia de las Elecciones Nacionales.

Es preciso que, al contrario, en estas Elecciones los ciudadanos exijan a los candidatos que se pronuncien acerca de lo que es fundamental: qué y cómo se van a posicionar en Europa, dicho crudamente; y, ante todo: si van a obedecer el mandato popular o al EUROGRUPO. Si han comprendido que ha llegado la hora de impulsar la lucha de los pueblos de toda Europa para abrir un Proceso Constituyente de la Unión Europea, que deje atrás los actuales y fraudulentos Tratados o van a proseguir deslizándose por la pendiente de la disolución de la democracia para entregar el poder directamente a las transnacionales (cuyo primer paso es el TTIP).

La Asamblea Comarcal está debatiendo y ya ha adoptado consensos muy importantes para alcanzar un POSICIONAMIENTO del 15M ANTE ESTAS ELECCIONES. En la Asamblea de mañana se informará y debatirá esta cuestión; naturalmente, si os parece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s